INICIO

Confieso que esta periferia en la que circulo, lejos de los grandes circuitos comerciales y los medios de comunicación, ha sido hasta ahora un refugio confortable. La calidez del trato directo con los lectores me permitía sentirme cómo en un abrazo que me recompensaba con creces por el esfuerzo realizado. Pero ya hace demasiado tiempo que me preguntan donde se pueden encontrar mis libros y cual es mi dirección web y yo contesto vacilando que no sé…, que se tienen que pedir con mucha insistencia y que esto de Internet no lo domino… Hasta que finalmente, no sin un temor absurdo que siempre me acompaña, abro una ventana al mundo desde donde mirar y ser mirado, un blog que me obligará a tener respuesta cuando me pregunten qué hago, donde estoy y quién soy. Nací el uno de febrero del año 1953 en el barrio del Ensanche barcelonés. Me llevaron a un colegio de monjas que me regañaban a menudo porque hacía tantas faltas de ortografía que, según ellas, yo no serviría “ni para secretaria”; esta frase, degradante para las benditas secretarias, de oficio admirable e imprescindible, me torturó durante todo el bachillerato y los años de universidad, teniendo que calcular siempre los puntos que me rebajarían por las faltas que sin duda haría, hasta el extremo que una vez terminados los estudios me negué a escribir ni informe clínico ni ninguna otra cosa que no fuera la lista de la compra. Me dediqué a la psicología para averiguar cuales podían ser las causas de tanta desdicha y ayudar a otras personas con handicaps parecidos; pero fue el psicoanálisis el que me hizo ver la importancia de las palabras y me permitió abrir un gran abanico de posibilidades, al sacar una preposición de la maldita frase que sin la partícula “ni” tenía un sentido muy diferente! Y treinta años después de aparecer aquella sentencia que ahora descubría absurda, aprecié la gran riqueza del lenguaje, lo estimé más todavía y me decidí a escribir.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario