A Lápiz

Junio 2010: Como un cangrejo me escondía en la madriguera, me protegía absurdamente de sentimientos intimidantes y despreciaba la poesía. Pero ahora, cuando cambio de casa y de tantas otras cosas, desnudada de un caparazón pesado que no me dejaba avanzar, rescato tan sólo, entre las innumerables cajas que van al sótano, la de los libros de poemas y las libretas de mi diario, donde encuentro emborronados, a veces incluso escritos a lápiz para hacer más débil su impronta, algunos escritos que quizás se podrían considerar poéticos.pena

En septiembre de 2010 tuve la suerte de que se formara, en la escuela de escritura de Ateneo barcelonés, un taller de poesía con gente que, como yo, estaba en lista de espera. Tenemos de profesora a Laura López y la seguimos con el mismo entusiasmo que ella nos transmite. Yo descubro una fuente que mana siempre, tenía el grifo cerrado y no lo sabía.

Anuncios